Medicina integrativa a base de plantas para tratar la Colitis Ulcerosa

Los tratamientos de primera línea para la colitis ulcerosa (CU) suelen consistir en medicamentos con ácido 5-aminosalisílico (5-ASA). Sin embargo, aproximadamente el 50% de los pacientes no responden a los 5-ASA, por lo que pasan a recibir medicamentos inmunosupresores o tratamientos biológicos como anti-TNF. Pero incluso éstos presentan una eficacia limitada y están asociados a multitud de efectos adversos.

15 de febrero| 2024

Es comprensible que tanto los pacientes como los médicos busquen soluciones más naturales e integradoras para tratar la EII.  Este interés clínico por compuestos naturales ha dado lugar a lo que algunos denominan un renacimiento de la fitoterapia en el sistema sanitario convencional.

Las hierbas utilizadas en la medicina tradicional china (MTC) han despertado un gran interés clínico por su eficacia en la colitis ulcerosa y han sido objeto de importantes investigaciones. Entre estas hierbas destacan el aloe vera, el extracto de Andrographis paniculata, la Boswellia, el enema de xilei-san, el polvo de Qing dai y la curcumina.

Se ha estudiado la eficacia de estos agentes como terapia única o utilizada en combinación con la medicación estándar como tratamiento integral de la CU. Tras analizar toda las investigaciones y ensayos clínicos existentes, el equipo de Nir Salomon, de Israel se centró en los agentes más prometedores y continuó su desarrollo hasta convertirlos en fórmulas innovadoras que pudieran utilizarse con seguridad y eficacia en el tratamiento de la EII, cosechando un éxito considerable con un enfoque integrador en las clínicas y hospitales de Israel, como se ilustra en el siguiente caso clínico.

Productos a base de plantas para tratar la CU: a propósito de un caso

Hace varios años, una paciente de 25 años con CU extensa (pancolitis) fue remitida por su gastroenterólogo a la unidad de medicina integrativa del Sheba Medical Center. De Israel, uno de los 10 mejores hospitales del mundo según la revista Newsweek. Se la habían diagnosticado 8 años antes, a la edad de 17 años, y había sido tratada con medicación oral y tópica de 5-ASA, así como con azatioprina (fármaco inmunosupresor). Sin embargo, seguía sufriendo brotes periódicos.

Su colonoscopia mostró una inflamación grave de todo el colon, un aumento de la proteína C reactiva (PCR) y del recuento de plaquetas. Después de que un aumento en la dosis de azatioprina no mejorara su estado, se le empezó a administrar infliximab (fármaco biológico utilizado en CU y otras enfermedades autoinmunes) combinado con azatioprina y mesalamina.

Al principio respondió bien, salvo por dos reagudizaciones que se atribuyeron a «infecciones oportunistas» (infecciones a las que son más vulnerables quienes tienen el sistema inmunitario debilitado por el uso de tratamientos inmunosupresores). Interrumpió el infliximab tras 15 meses de tratamiento y continuó con azatioprina y mesalamina con buena respuesta clínica.

Al cabo de un año, un nuevo brote requirió la reintroducción del infliximab. La paciente respondió inicialmente, pero tras la primera infusión perdió respuesta al tratamiento, incluso cuando se le duplicó la dosis de infliximab.

En este momento fue remitida a la unidad de unidad de medicina integrativa del Sheba Medical Center. La paciente sufría de 6 a 8 deposiciones al día, con sangrado notable, urgencia grave y dolor abdominal espasmódico. Había suspendido la azatioprina y el infliximab, y sólo seguía tomando mesalamina. Su nivel de PCR era de 7,42, las plaquetas de 531 y la hemoglobina de 11,5. Su sigmoidoscopia más reciente, un mes antes, mostró una inflamación moderada-grave del colon sigmoide con una puntuación endoscópica de Mayo de 2.

 

La empezaron a tratar con cápsulas de Qing dai (QD) y una nueva composición de curcumina (Qura, 3 gr/día). Al cabo de 2 semanas, presentó una mejoría significativa de los síntomas. Al cabo de 6 semanas, informó de la resolución completa de los síntomas y se le aconsejó realizar una prueba de calprotectina fecal para evaluar la curación de la mucosa. A las 12 semanas de tratamiento, su nivel de calprotectina fecal era de 30µg/g, lo que indicaba una inflamación inactiva. Tras 6 meses de tratamiento, se sometió a una colonoscopia completa que mostró una mejoría significativa, y la mayor parte del colon presentaba cicatrización de la mucosa.

Este caso demuestra que la CU de moderada a grave puede tratarse eficazmente con un modelo integrador, pero es sólo uno de muchos. Cada vez hay más pruebas de la eficacia de los compuestos y las fórmulas a base de plantas.

Qing Dai para tratar la CU

El Qing dai (índigo tinctoria) se ha utilizado para tratar muchas afecciones hemorrágicas, incluida la colitis. Recientemente se ha estudiado para el tratamiento de diversas enfermedades inflamatorias. In vivo, Xiao et al. demostraron que el polvo de Qing dai podía mejorar las respuestas inflamatorias en un modelo experimental de colitis.

En 2019, Suzuki et al. publicaron una serie de casos de pacientes con CU que fueron tratados concomitantemente con QD con resultados prometedores. Anteriormente, un estudio clínico piloto abierto de Sugimoto et al. demostró que la QD era eficaz para reducir la actividad tanto clínica como endoscópica en pacientes con CU leve-moderada.

Curcumina para tratar la CU

La curcumina es un compuesto fitoquímico activo derivado de la especia común cúrcuma (Jiang huang). Este compuesto ha sido objeto durante décadas de numerosos estudios como tratamiento contra el cáncer, cicatrización de heridas, enfermedades neurodegenerativas y, más recientemente, la EII.
El primer ensayo controlado aleatorizado investigó la curcumina como tratamiento añadido a la mesalamina para pacientes con CU en remisión clínica. Durante el tratamiento inicial de seis meses, solo 2 de los 43 pacientes tratados con curcumina experimentaron una recaída de la enfermedad, en comparación con 8 de los 39 pacientes tratados con placebo (p=0,040).
En 2014, el equipo de Nir Salomon realizaron un ensayo aleatorizado controlado contra placebo en el que utilizaron un modelo integrador con terapia añadida de curcumina para optimizar el tratamiento con 5-ASA.
Los pacientes con CU activa de leve-moderada que no estaban recibiendo 5-ASA fueron tratados con 3 gr/al día de curcumina o de placebo durante 4 semanas. La curcumina demostró ser superior a placebo en la inducción de la remisión clínica y endoscópica
Con evidencia cada vez mayor de ensayos clínicos y práctica clínica real, concluyó que se justifica un modelo clínico integrativo sistemático de estas terapias a base de plantas junto a la medicina convencional.

Curcumina dirigida al intestino

Si bien la curcumina responde sin duda a su reputación de «medicamento milagroso», la curcumina normal no presentará en toda su magnitud estos potentes efectos en el tratamiento de la EII, a menos que se desarrolle y se formule de forma específica para que se dirija directamente a la mucosa intestinal12. Para obtener los mejores resultados, se recomienda ingerir la curcumina «diseñada para actuar directamente en el intestino», puesto que es la única formulación que ha demostrado en ensayos clínicos reducir los síntomas, inducir la remisión, alcanzar la curación mucosa, además de mantener la remisión a largo plazo en pacientes con EII12

Otros artículos que podrían interesarte

24 de noviembre, 2023

Qing Dai (Indigo naturalis) para la colitis ulcerosa

CONTÁCTANOS

PARA SOLICITAR INFORMACIÓN ADICIONAL

0
    0
    Your Cart
    Your cart is emptyReturn to Shop

    Política de devolución

    Dispones de 14 días naturales desde la recepción del producto/s para desistir o devolver el mismo.

    No se admite la devolución ni el desistimiento, por razones de protección de la salud e higiene, cuando el envoltorio, embalaje o precinto que protege el producto, haya sido abierto. El producto deberá estar envuelto adecuadamente, con la etiqueta original, no manipulado y con todos sus componentes originales. 

    Puedes iniciar la devolución del producto contactándonos:

    Enviaremos un mensajero a recoger el producto en la dirección que nos facilites. Entrega el producto al transportista.

    El reembolso se realizará por el mismo medio de pago con el que se abonó el producto y por el importe correspondiente. Se realizará antes de que hayan transcurrido 14 días desde la fecha de recepción de la devolución en las oficinas de Adacyte.

    Los gastos derivados de la recogida del producto correrán a cargo de Adacyte. 

    Para cualquier duda, sugerencia, consulta o reclamación sobre la tienda online, puedes dirigirte al Servicio de
    atención al cliente. 

    Atención al cliente:

    • Teléfono 93 400 67 01 (en horario de lunes a jueves de 09:00h a 18:00h y viernes de 09:00h a 15:00h)
    • Correo electrónico: info@naturcyte.com 
    • Correo postal en la siguiente dirección: 

    ADACYTE THERAPEUTICS, S.L. 

    Calle Jesús Serra Santamans, 5

    08174 Sant Cugat del Vallès (Barcelona)

    España

    RECLAMACIONES

    Disponemos de hojas de reclamaciones oficiales a disposición de los consumidores y usuarios, que podrán ser presentadas en la dirección postal y correo electrónico arriba indicados. 

    Puedes solicitar la hoja de reclamaciones llamando al teléfono de atención al cliente o descargarla directamente aquí: Descargar hojas oficiales.

    El Servicio de atención al cliente de Adacyte atenderá y dará respuesta a tu reclamación a la mayor brevedad
    posible, y siempre en el plazo máximo de un mes.

    Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación, nos ayudan a proteger tu privacidad y permiten realizar las peticiones que nos solicites a través de la web. Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado con tus hábitos de navegación. Puedes Aceptar o Rechazar aquellas cookies que no sean técnicas, así o también configurar tus preferencias pulsando Configurar Cookies. Más información, consulta nuestra    Política de cookies
    Privacidad